Son Doblons cuenta con una extensión de 130 hectáreas en una de las áreas naturales de mayor valor paisajístico de la Isla de Mallorca. Ubicada a solo 4 km de playas vírgenes, desde las terrazas y jardines de la villa se tiene una extraordinaria panorámica que comprende la Sierra de Tramuntana y el Cabo de Formentor, el mar de la Bahía de Alcudia y la Sierra del Levante de Mallorca.
Los campos mediterráneos que rodean Son Doblons fueron antaño los bosques y montes que la nobleza se reservó para la caza. Por esta razón, la zona se mantuvo libre de poblaciones y conservó su carácter rústico. Hoy sigue siendo un paraje natural virgen, de un gran valor ecológico, que se encuentra especialmente protegido por la legislación medioambiental.
Son Doblons es lugar paradisíaco y exclusivo, que ofrece la máxima privacidad a sus selectos huéspedes quienes, extasiados por su relajante y armoniosa esencia disfrutarán de unas vacaciones inolvidables.